Santa Maradona

Lunes, 5 de Marzo, 2007

For Esmé, with love and Squalor

1.

No tengo mucho que decir acerca de Esmé.

2.

De Salinger me gustan esas frases largas, llenas de pausas obsesivas por precisar, ambientar. Muy diferente a la literatura de hoy en día escrita para atenciones cortas, efimeras.

3.

Cuando Salinger dice en la mitad de la historia que la escena cambia y los personajes también y que ni el más listo de los lectores podría distinguir al narrador entre la muchedumbre tuve la premonición de no era yo (no iba a ser yo) el más listo de los lectores.

4.

Lo sórdido debió ser un G.I. y una núbil de 13 años envueltos en una conversación de una clara tensión sexual. Morbo aparte, sin embargo, es dificil no comprender al G.I.

5.

Justo por la época en que todos andabamos preocupados por el examen estatal que en Colombia le hacen (hacían) a los estudiantes de último grado de secundaria, conocí a Beatriz Mesa. Ella vivía (o vive, hace tiempo le perdí el rastro) en Valledupar pero había llegado a Medellín a hacer un curso de preparación para el examen. Y, blogosfera, puedes decir que es mi buena estrella o mi innata adorabilidad pero pronto ella y yo estuvimos acaramelados andando por las calles de Medellín, yendo a comer pastelitos a Unicentro, viendo los juegos pirotecnicos de la feria de las flores, ella contando historias del Barrio Novalito y yo contandole sobre aquella vez que gané un concurso por el mejor disfraz de Tom Cruise. Era tiempos felices pero esta historia no tiene un final feliz. Con el fin de las vacaciones y la incertidumbre del futuro nos dijimos adioses y nos prometimos promesas. Ella tomó su camino y yo seguí tratando de encontrar el mío. Un dí de Octubre, por la fecha de mi cumpleaños recibí la primera carta en lo que fue un acelerado, intenso, romance por correspondencia de cuatro meses y doce días. Se acabó, blogosfera, porque el amor no dura para siempre. Bueno, por eso y por aquel imbécil del Mercedes Benz, a quien detesté como los Hombres G detestaron a Indiana Jones. Desde esa epoca no escribo cartas, solo emails, y no ando en Mercedeses, solo en Audis.


Sigue Pretty mouth and green my eyes. Elija su camino:

-|1|2|3|4|5|6|7|8|9|10|11|12|13|14|15|16|17|18|-

Comentarios (0)

Juernes, 1 de Marzo, 2007

Pretty Mouth Green My Eyes

1.

En Estados Unidos, el cincuenta por ciento de las parejas que contraen matrimonio se divorcian en menos de dos años según un estudio de una prestigiosa universidad de ese país1. Y con esta urgencia orgasmica que tenemos en latinoamerica de parecernos a nuestro vecino imperialista del norte, para allá vamos nosotros tambien. Los que se oponen al matrimonio son felices con esta estadistica y aprovechan para señalar las fallas graves de una institución anticuada y obsoleta. Los que no se oponen al matrimonio son felices en señalar que se trata de una prueba más del desenfreno general contemporaneo. Y ambas partes tienen la razón. Y ambas partes están en un error.

En estos casos, las iglesias (las religiones) suelen llevar del bulto. Lo curioso, sin embargo, es que las iglesias (las religiones) hacen todo lo posible porque usted no se case. La iglesia catolica, por ejemplo, lo trata de espantar con un extenso curso prematrimonial que incluye constantes advertencias sobre lo imperativo de la felicidad y la sexualidad como medio reproductivo y no recreativo y, al finalizar, un examen muy completo sobre compatibilidad de la pareja en el que se evaluan areas como el entendimiento economico, psicomotriz, sexual y academico. El sacerdote en persona revisa los resultados y discute con los pretendientes las consecuencias, por ejemplo, de que a uste le guste echarse crema en los pezones antes de darle a eso y a ella no tanto. El resultado es estadistico, es decir, el sacerdote concluye tajantemente, por ejemplo, que ustedes son 30% compatibles. O, mas al grano, quenhay 70% de probabilidad de que una vez pase el alboroto de la fiesta y la novedad de los regalos, uste vaya a encontrar algo en su pareja que no le guste. Segun la universidad estadounidense, pues, la mitad de los pretendientes estan pasando por alto estas verdades tan duras. Tal vez sea mejor, tal vez debamos, como hacen en otras culturas, abandonarnos al juicio de la carta astral que al fin y al cabo, la alineación oportuna de los planetas es más útil que una complicación freudiana detectada a tiempo.

2.

No faltan los expertos, sin embargo. Cuando uno anuncia que se va a casar y hasta muy pasado el "si, acepto." (I do!) uno como pretendiente y recien casado se ve rodeado de consejos gratuitos de gente que ya pasó por lo mismo que uno, que es que lo que le puedo recomendar es mucha paciencia y entendimiento que lo más dificil del matrimonio son los primeros cincuenta años luego las cargas se hacen mas llevaderas, que los caminos del entendimiento se deben abrir, ampliar con bulldozer como estan haciendo ahora en la Avenida El Poblado, es la unica manera de alcanzar la felicidad en pareja, y luego vienen los hijos, y si a eso vamos para cuando los hijos? ya es hora no, y no espere a estar preparado para tener hijos que uno nunca lo está y los hijos le enseñan a uno a ver la vida de una forma distinta, una vida más responsable, más de adulto, vega querido, que yo sé que vos andas pensando que vas a ser joven toda la vida pero los años pasan y la vida hay que disfrutarla y hay que disfrutarla en familia, si me entendés?

3.

Elegir esposa o esposo o compañero es una forma de elegir como transcurren los domingos es elegir un equipo del que ser hincha. Esto es Juan Villoro en su "Dios es redondo":


Elegir un equipo es una forma de elegir coómo transcurren los domingos. Unos optan por una escuadra de sólido arraigo familiar, otros se inclinan con claro sentido de la conveniencia por el campeón de turno. En ocasiones, una fatalidad regional decide el destino antes de que el sujeto cobre conciencia de su libre albedríoy el hincha nace al modo ateniense, determinado por la ciudad.

4.

En eso pensaba leyendo "Pretty Mouth Green My Eyes" de Salinger. De ese cuento, siempre me llamó la atención como reacciona el hombre del cabello gris cuando su amigo en el telefono, su interlocutor, le anuncia que su esposa, esa que le aumenta su confusión de hombre enamorado, le dice que ella ha vuelto. Salinger no es muy obvio, por supuesto, pero me parece que hay ahí un comentario sobre los celos, tal vez, o el deseo constante que tenemos los hombres de querer lo que no se nos ha dado.

1No es cierto, pero me parece factible la estadistica.


Sigue De Daumier-Smith's blue period. Elija su camino:
-|1|2|3|4|5|6|7|8|9|10|11|12|13|14|15|16|17|-

Comentarios (0)