Santa Maradona

Lunes | 19 de Julio del 2004

Ya viene el 20 de Julio

Este Martes 20, Colombia celebra 194 años del después del grito de independencia. Yo no recuerdo muy bien como cuentan el cuento en los libros de historia pero creo que el asunto fué todo muy literal: el grito de independencia fue en realidad un grito y todo el embolate empezó por un malentendido sobre un florero. Eso es lo bueno de nuestro pais, el patriotismo es tanto que se manifiesta hasta en las cosas más pequeñas.

En un anuncio radial, el consul en EU nos ha estado comentando sobre la importancia de la fecha, sobre como los que estamos fuera de Colombia somos los embajadores de la patria en el exterior y aprovechando la oportunidad, como no, para recalcar el fantastico trabajo de la actual administracion presidencial, bajo la cual Colombia empieza a recuperar la fe y salir del oscuro pedazo de tiempo que fueron los ultimos veinte, treinta, cuarenta, pongale usted la cifra, años. Como quien dice, ya esta cesando la horrible noche. Yo le creo al consul, porque al fin y al cabo en Colombia no tenemos ninguna razon para desconfiar de lo que nuestras autoridades nos digan, sobre todo en asuntos de politica. Que esto no es la Argentina. Aqui la noche esta cesando con esta nueva politica de responsabilidad democratica; es que mire lo bien que ha resultado todo este asunto de ponernos bravos contra los grupos al margen de la ley (excepto los que sabemos, pero toda la cupula de la guerrilla estará en manos de las autoridades de un momento a otro), o mire el desempleo que está en un insignificante 15% (ha bajado 2 puntos porcentuales en dos años; estoy haciendo la cuenta en la cabeza pero eso da un promedio de 1% al año), o mire lo de las caravanas de la paz o como sea que se llamen lo que nos hace sentir mucho mas seguros en las carreteras y que nos ha venido a confirmar la idea de que por Colombia se puede viajar siempre y cuando lo hagamos en grupos de por lo menos 1000 personas.

Y hay mas. Segun el consul, el actual presidente tiene un respaldo del 80% de la ciudadania. Que, si usted lo piensa bien, es un monton de gente la hijueputa. Y perdonen el colombianismo. Pero es que 80 por ciento quiere decir 80 de cada cien. Imaginese. Imaginese la diferencia tan grande que el 80 por ciento hace. Imaginese si el 80% de las mujeres decide reducir la cantidad de cantaleta en un 80%. Barbaro. O si el 80% de ustedes desconsiderados varones le dicen a sus respectivas chicas lo mucho que las quieren pero no solo en palabras cada vez que quieren aquello, sino con chocolates que viene a ser mejor, o con flores, o si botaran la casa por la ventana y levantaran la puta tapa del inodoro el 80% de las veces que la usen. Imaginese la dicha. Imaginese si Bielsa alinea a Tevez-D'alessandro-Figureoa el 80% de los partidos que juegue en el futuro. Es que ya pueden ir comprando cremita para brillar la copa. La del mundo. 80 por ciento. 80 de cada cien. Que monton de gente la hijueputa. Y lo mas interesante del caso es que yo no recuerdo que mi gente se haya puesto tan de acuerdo en algo, digo en toda la historia de la republica. Lo mas cercano ha sido, tal vez, la simpatia unanime con la que Paula Andrea Betancur (?) alcanzo el reinado nacional de la belleza hace unos diez años. Y aun ahi creo que hubo cierta controversia porque ella participo por el departamento del Amazonas habiendo nacido en Antioquia. Claro que a Paulita le perdonamos eso y el 80% de todo lo demas. Es que como estan las cosas, lo que no me explico es que este presidente no haya promovido aun la idea de la reeleccion, digo, yo votaria por mas de lo mismo sin quejarme. (Creo que habria que modificar la constitucion, lo que no significaria mayor problema siendo que La Carta Magna está en constante reconstrucción, de hecho, en este momento, mientras usted y yo hablamos, ya ha cambiado el 80% del contenido).

Pero Feliz Cumpleaños Colombia querida. Desde la distancia e hirviendo de nostalgia, te desea este hijo tuyo, que ha tratado de dignificarte de la mejor manera y que sigue haciendo fuerza para que tus lideres hablen menos mierda, o la reduzcan en un 80%.

N. del E. Yo de usted no me tomaria muy en serio las cifras que he mencionado en este post, ya que me las he inventado para favorecer mi argumento. Excepto la del 80%. Esa es real. Que viene de la boca del consul.



Comentarios de los que leen (abajo podes agregar el tuyo)

Clap, clap, clap. ¡Muy bien dicho!

por: Catalombia · Julio 20, 2004 08:02 AM

Estoy un 80% de acuerdo. Y eso es un montón, claro!

Comoles decían a las mujeres antes: Eso es como estar un 80% embarazadas.

por: Camilo · Julio 23, 2004 11:27 AM

Que mr poncho y sombrero (el señor Uribe Vélez) no ha hablado de reelección?? Si al día siguiente que lo eligieron ya estaba jodiendo con ese asunto!!
no hace mucho rodaron unas cuantas cabezas en el senado, en la contraloría, en los ministerios y otras cuantas entidades gubernamentales por estar discutiendo por ese asuntico. Que yo si quiero, que yo no quiero, que yo quiero un 80% como ud muy bien dice. En fin creo que después de tanto pogueo le aprobaron el salario de 8 años al señor presidente, pero creo porqué como cualquier buen colombiano yo solo veo el noticiero para ver que dicen de los partidos de la selección.

por: Pol · Julio 25, 2004 11:04 PM

Observé que el Summit de Brasilia no tuvo ningún impacto en Colombia. A mí la política no me

importa. Yo comparto la filosofía corporativa gringa: Donde se pueda hacer negocios se pueden hacer

ganancias (Coca-Cola, IBM, etc.). Pero, me doy cuenta de que la política, al igual que aquí, es una

buena herramienta para lograr avances económicos. Y me sorprendió la agresividad financiera de Brasil,

Argentina e incluso Venezuela, quienes usan su política para avanzar la economía de sus pueblos. Algo

que nunca he oído en Colombia, desde los tiempos de Bolívar.

Mientras la política colombiana se debate entre el uribismo y no-uribismo y mientras el que el

“aplastamiento" de las FARC sigue ahondando la violencia endémica e histórica de Colombia, sin-salida

para las nuevas generaciones colombianas, otros países latinoamericanos abren ingeniosamente una puerta

económica a los ricos mercados de los países árabes. Algo así como el "Ábrete Sésamo!!" de Aladino.

Potencias latinoamericanas como Brasil y Argentina, y la emergente Venezuela, podrán lograr en el futuro

menor dependencia económica y política de Los EE.UU. y moverse hacia prósperas condiciones de

independencia. Brasil y Argentina tienen energía atómica en desarrollo. (¿Hay energía atómica en

Colombia?) Los tres, o tienen experiencia enfrentando a potencias del primer mundo como la Británica

(Argentina) o fabrican aviones y armas (Brasil) o están preparándose militarmente (Venezuela).

Después de la guerra de Irak el mundo comenzó a moverse en un eje fuera de los EE.UU. Un nuevo

orden mundial donde la China emerge como una potencia mundial y otros países comienzan a mirar la

combinación económico-política nacional e internacional que la China ha usado. (Nuestro presidente

saboreó eso un poquito, pero anda más ocupado con los miles de millones de dólares contra las FARC y su

re-elección que parece que no se ha percatado de las nuevas direcciones del mundo). Colombia está

destinada, otra vez, a quedarse atrás en la historia. La mentalidad ultra-conservadora del para-

militarismo, popular en Colombia, es ciega y enceguece las realidades colombianas. Por ahora, nos

tenemos que contentar con los triunfos y la presencia internacional del Once Caldas.
Si uno no mira la otra cara de la moneda, uno realmente no sabe si esta usando dinero falso.

El triunfo de Uribe será como el de Blair or Busch, el enlodamiento de cualquier acción que hicieran

con buena intención pero desconociendo que triunfos a corto plazo no son los que pasan a la historia. El

largo plazo es el que perdura. La historia es muy rigurosa.

Dos naciones lograron controlar la violencia con líderes gigantescos como Ghandi en la India y

Martin L. King Jr. en los EE.UU. (Colombia no está preocupada en preparar este tipo de líderes). Atacar

las FARC solo las valida históricamente. La guerra no es una alternativa de paz, cuando la

infraestructura, la educación, el nivel per-cápita (Colombia 2.2 uno de los más bajos, Chile 6.0) y la

población desplazada, desempleada, deseducada continúa creciendo. Necesitaría ir al manicomio si

defendiera las FARC, pero mis compatriotas empapados en ideología. de uno u otro lado, tendrán

dificultad en entender mi posición practica, colombiana y positiva.

Para un político que sólo le interesa el poder la guerra tiene todo el sentido del mundo. Para

inversionistas, o personas con visión económica e histórica, lo que hace la ideología ultra-conservadora

colombiana es lo más contraproducente e ingenuo: más dependencia de los EE.UU., más acumulación de

problemas económicos y sociales, y más hundimiento en el sub-desarrollo.

No hay nadie en Colombia capaz de pararse encima del uribismo y no-uribismo. Los pocos líderes que

podrían hacerlo se hallan diseminados en grupos como el PDI y no se ve entre ellos ninguno con el

carisma y la inteligencia necesaria para levantar un movimiento colombiano por el desarrollo económico-

social con una visión política internacional, que forme una generación de colombianos confiados en sus

capacidades y preparándose para las tareas y acciones a largo plazo. Colombianos enfocados en crear

oportunidades de beneficios económicos y políticos internacionales, del tipo Sur-Sur y no de las

desgastadoras disputas internas de las que ya deberian estar cansados. Japon, la China, y también la

India, se han preparado durante varias generaciones para ubicarse en el plano económico-político que hoy

poseen. ¿Qué generaciones está preparando Colombia? ¿Está Colombia solo preocupada de re-elegir o no re

-elegir a Uribe? O ¿esta soñando que cuando derrote a las FARC Colombia emergerá como la tercera

potencia mundial? Brasil, Argentina y Venezuela se están preparando para un nuevo orden del mundo en el

que ellos ya probaron y saben su poder.

La distinción de lo militar y lo político y su implementación en lo económico fue algo muy

importante aprendido por los vietnamitas -el vestirse de comunista asusta a los gringos incluso en

halloween-. En la política de hoy se está explorando la carta científico-atómica (Corea del Norte e

Irán) y el fundamentalismo religioso (Irán otra vez, y el planteamiento Jihadista de Al-Qaida).

A los colombianos les gustaba el toreo, la Feria de Manizales, la plaza de Santamaría. Hoy varios

países lo practican en la arena política, científica y militar. La física nuclear, la ideología

religiosa y las potentes bombas improvisadas comenzaron a poner en problemas económicos, diplomáticos y

militares al país más poderoso que domina el planeta tierra (también parte de la luna y marte). Lo

predecible del toreo es que la mayoría de veces todos sabemos quien mata al toro. La diferencia entre el

toro y los EE. UU. es que, como lo diría el presidente Bush, EE. UU. es invencible.

Sin embargo, los lideres que conocen lo que está pasando a su alrededor y que tienen visión

histórica saben que un nuevo orden significa nuevas oportunidades y nuevas exigencias de hacer negocios

y que adaptarse y superarse es prioritario. Esos lideres de Suramérica y Arabia saben que necesitan

impulsar su propia versión de "globalización" si ellos quieren que la globalización este en su beneficio

y no en su contra. ¿Donde está Colombia en todo esto? Nuestros lideres están hasta el cogote con Uribe

y las FARC. Así es como le explicarán a las nuevas generaciones de Colombianos por que a Colombia la

dejó el tren. Como dicen, cuando aparecieron las excusas, todos quedamos bien, o como diría mi abuelita

al mal escritor hasta las barbas le estorban. Y es que esas barbas de las FARC y Uribe si que son

grandes.

Este es un comentario para discusion y reflexion sobre un futuro para Colombia. Gracias.

por: Jose Ma. Rodriguez G. · Mayo 13, 2005 03:27 AM