Santa Maradona

Juernes | 25 de Marzo del 2004

Sin remedio

Me dice mi hermano que quiere conocer Europa para desilusionarse de una vez por todas. Le digo que Europa es pretensiosa, hay que creerle poco como a las mujeres y engaña igual como los hombres, es querendona, melancolica e inolvidable y te hara trizas el corazon nada mas para tener el gusto de preguntarte que hay de nuevo.
-Yo solo quiero saber si es verdad tanta bulla, me dice.

Dicen los poetas y los borrachos que solo es posible darse cuenta del paso del tiempo a traves de los ojos de los demas. Nacen los hijos, crecen, hacen daños, se reproducen, nos dejan solos y como no hay remedio, se mueren. Oyendo esos planes, los de mi hermano, me veo a mi mismo antes de todo, cuando sali con apenas 14 años de mi casa dispuesto a probar para siempre que me las sabia todas. Probe de esto y de aquello, aprendi a querer a Medellin y me di cuenta que no importa que tan lejos vaya alli voy a volver, conoci a mi winnie cooper, y una noche de noviembre tiempo despues minutos despues mientras nos recuperabamos del susto que nos dio el arma de fuego apuntandonos de frente y al corazon dispuesta a matarnos sin ningun remordimiento a menos que entregaramos el carro, el carro hijueputa que esto es en serio!, la convenci de que nos fueramos al norte de las oportunidades, vos te vas a lo tuyo, yo a lo mio, le damos un año y si el camino se empina nos devolvemos.

Los dos sabiamos que a veces ir es mas facil que volver, pero deja más tristeza. Lo supimos en el aeropuerto recitando la historia que nos habiamos practicado tantas veces frente a frente por si las moscas, que venimos a estudiar, que no queremos quedarnos, que no trajimos frutas ni plantas ni farmacos, sin contar eso si las pastillas anticonceptivas que el palo no esta como para cucharas, que no trajimos nada para nadie porque no conocemos, estamos solos vos y yo, nos tenemos el uno al otro y esa es la unica razon para estar felices. Y lo siguio siendo cuando la nostalgia llego por fin. Entro por el estomago, como entra siempre. No conocen los buñuelos descubrimos, ni las empanadas, y prefieren los frijoles dulces habrase visto, y no se pueden conseguir chorizos que no sean mexicanos y que no saben a lo que deben saber, y no venden molinos de mano para moler la carne que queriamos hacer molida.

Era la unica razon para ser felices y nuestro unico consuelo, que estabamos los dos y no estabamos solos porque una cosa no implica la otra. El unico consuelo era ese. Lo siguio siendo incluso cuando nos dimos cuenta que no habiamos llegado porque todavia no nos habiamos ido, no del todo, porque seguiamos viendo a Medellin en todas partes, en los homeless felices de san francisco que cautivaban con su sinceridad sin misterios (it's for weed man), en los vientos de wyoming, en el bochorno insufrible de texas, en los mojitos de key west, en los mexicanos de todas partes, en los fanaticos religiosos del sur, en la frescura de nueva orleans, en los aguaceros de georgia, en la musica increible de nashville, en la beatez de utah o era iowa?, en los amish de ohio, en las muchachas bonitas de Notre Dame con traseros enormes y redondos como lunas llenas y que me pillaste mirando mas de una vez y no hacias sino darme cantaleta por eso, te duró hasta que llegamos a Yale y pudiste ver al Circo del Sol, en nueva york que nos supo a mierda al principio y despues no tanto y despues mucho menos hasta que ya no pudiste vivir sin ella, que no es medellin ni nada pero que se deja querer despacito, aunque sea mejor ver crecer los hijos del otro lado en el orange county aunque tengamos que hacer una fortuna primero.

Vivimos asi, al garete, gastandonos en trago la plata de la comida y en gasolina la plata del alquiler de la casa a donde apenas ibamos a revisar la cajita de correo con la calcomania de viva bob dole, y que se convirtio en un llamado de atencion del pasado, sobre todo cuando tenia las cartas de nuestros amigos que se empezaron a casar, a comprar vivienda, a vivir como adultos, a dejar todo lo importante para despues, como decia el escritor, porque eso es lo que hacen los adultos, preguntarle a los amigos que si quieres ser el padrino... que te casas? ...para el bautizo... del primogenito? de mi segunda hija. Pero en que momento? no me dan las fechas, en que momento paso tanto tiempo. Tal vez deban pensar en organizarse decian las madres, que no se puede vivir toda la vida asi. Asi como? Asi.



Comentarios de los que leen (abajo podes agregar el tuyo)