Santa Maradona

Juernes | 18 de Marzo del 2004

La moral bajita

El secretariado ha llegado a la conclusión que los niveles morales del circulo de estudiantes está por los suelos y que es imperativo tomar acción. Cortos de ideas pero llenos de ilusión han hecho un llamado al público en busca de mecanismos para mejorar la situa.

Al principio han habido cuestionamientos de caracter retórico: con la moral baja es imposible pensar por lo tanto este ejercicio es inutil. Con fe inquebrantable, el secretariado ha propuesto un premio de un cupón para un almuerzo para aquel que dé con la idea ganadora. Ante el prospecto de comida gratis, hemos entrado manos a la obra. Alguien ha propuesto que de vez en cuando los estudiantes griten "Eureka!" nada mas que por querer. Otros han propuesto la meditación, influenciada o no por plantas que modifican el temperamento. Alguien, que no he sido yo, ha propuesto empelotarse y correr a toda velocidad por la sala donde conferencian los profesores cantando el himno nacional. El mismo alguien, al parecer, ha sugerido que se reemplace el casual friday por topless friday. Otros han propuesto ver las novelas de mediodia seguidos por una corta sesion de tertulia con fines de debate. Un amigo y este servidor hemos propuesto que cada 10 minutos uno pare y baile la Macarena sin musica y con opcional tarareo de la melodia.

Le he comentado el tema a mi padre el otro dia. Me dice sera que te estas agringando?. Me dice que no sabe que proponer pero que le he recordado que a el le levanta la moral recordar un episodio mio cuando niño. Habla mi padre. Subias a la azotea del pequeñito edificio en el que viviamos y gritabas a galillo limpio - que yo no estoy loco si cuantas veces quiera me como a mi mujer por delante y por detras.- Tenias cuatro años. Cuatro. Y siempre lo gritabas cuando pasaban las monjas que regresaban de vender buñuelos en el mercado.



Comentarios de los que leen (abajo podes agregar el tuyo)