Santa Maradona

Miércoles | 15 de Enero del 2003

Lo que vienen son variaciones de abstraccion maniaco-depresiva

En algun momento de importancia historica notablemente ignorada miembros de la prensa cotidiana y deportistas de domingo hicieron un trato para otorgarle al deporte una trascendencia que no tendra nunca y que no merece. Igual, si vos sos colombiano puedes recitar de viva voz el lugar exacto en donde estabas el dia en que Freddy Rincon hizo el empate a 1 contra Alemania en Italia 90, pero te haces contradiccion tratando de decidir cual es la fecha de tu aniversario con tu esposa o con la otra. Asi que asunto arreglado. Los juegos de conjunto de repente se convirtieron en metaforas de la parodia universal que estamos viviendo, si perdimos jugando mal nuestro juego se convirtio en reflejo de nuestra realidad porque todo el mundo sabe que perder tres a cero es la misma cosa que no tener con que poner los tres platos en la mesa. De todas maneras pierdes, y por la misma cantidad. Aunque, como me dijo un empresario del futbol colombiano, que perdamos no quiere decir que vayamos perdiendo. Vivir en domingo, en medio de la soledad eterna de las canciones de peluqueria, es reducir la existencia a los lugares comunes, al seguro que si hacemos mas goles ganamos, o al aquel equipo que aproveche las oportunidades tendra la victoria en sus manos, o al lo importante eran los tres puntos, o al lo importante era jugar bien aunque nos hayan hecho seis goles o a la contradiccion universal de una sociedad que volvio celebridades a los deportistas, en vedettes a los empresarios y al resto lo redujo a una comunidad pacifica de quienes tienen la boleta y quienes estan dispuesto a venderle el alma al diablo por comprarla.

Comentarios de los que leen (abajo podes agregar el tuyo)