Santa Maradona

Martes | 16 de Julio del 2002

El nuevo orden mundial

A veces imagino que hay un manual secreto, que ellas se pasan de mano en mano y que tiene instrucciones detalladas en el arte de la cantaleta. Yo diría que se parece en tamaño y forma al "Instrucciones para llorar" de Cortázar. Pero no tengo pruebas. Pienso que tiene un apéndice, un howto, que ellas consultan en las pausas de la diatriba cuando sienten que el argumento no les favorece. [cómo mantener viva la llama de la cantaleta en 5 simples pasos: 1) recuerdele la novia antigua que no ve hace 15 años, seguro que él todavía piensa en ella; 2) critiquele que no ha sacado la basura a tiempo; 3) recuerdele los domingos de fútbol, sentado haciendo nada viendo el tejido adiposo acumularse peligrosamente en la zona abdominal; 4) recuerdele que él nunca respeta el lugar especial que tienen los calzoncillos y las medias en la casa (pista: no es la sala); 5) no olvide sonreir con ironía. Todo el tiempo.] A veces creo que ese manual se distribuye continuamente. En el underground. A veces pienso que el medio es la Cosmopolitan, todo consiste en aprender algo de estenografía para descubrir el mensaje oculto entre la foto de Cindy Crawford y las recetas de cocina. A veces imagino que entre las aretas y la menstruacion, las mujeres tienen una conversación con la abuela para ajustar detalles, decidir el cronograma y elegir el plan de cantaleta que se ajusta mejor a sus necesidades.

A veces pienso que hay una reunión secreta. Una convención mundial. Vienen conferencistas de Europa y especialistas en la materia. Hablan de usabilidad en la cantaleta, de know-how, de top-of-mind incluso. Pero no de "keep it simple stupid" porque todo el mundo sabe que la cantaleta es exactamente lo contrario. Dicen que la esposa de Peter Drucker suele venir con frecuencia. También Madonna y Elizabeth Taylor. Y la Reina (a quien vieron en feliz discusión con Jenna Jameson.) Se discuten casos reales, como esos de mujeres con múltiples matrimonios fallidos, en donde la cantaleta no ha sido del todo eficaz: una cantaleta de a de veras es esa que no lo tumba pero lo deja tambaleando. Hay que mantener el interés. Zanahoria y garrote. Y nosotros tan contentos creyendo que ellas andaban aprendiendo de manualidades. Esos eran otros tiempos.

Comentarios de los que leen (abajo podes agregar el tuyo)