Santa Maradona

Sábadito Alegre | 6 de Julio del 2002

La tierra del no-link

Adolfo Ramirez se estaba rasgando las vestiduras el otro día porque en el sitio web de El Centro de Información para la Prensa (CIP) de Cuba apareció uno de sus (micro)ensayos (no hubo plagio: aparece Adolfo Ramirez como autor y un enlace a su sitio) pero ni le pidieron permiso ni le dijeron gracias por todo. Y entonces el Sr. Ramirez, con toda razón, se ha mandado lanza en ristre alegando violación contra los derechos de autor.

No dejo de pensar en la doble moral de todo esto, por un lado ves bitacoreros gritando que los diseños y los textos deben ser respetados a como de lugar, olvidandose (olvidandonos) que mientras postean sus (nuestras) diatribas está esa canción bajandose en el kazaa, edonkey y como se llame el nuevo clon de napster; es la misma violación, el mismo problema, es la clásica interpretación de la ley inversa del embudo: lo ancho es para vos; lo angosto es para el resto.

Lo que reclama Adolfo no es la copia sino el gesto de cortesía que le negaron por un texto que es de su autoría. Y que le siguen negando al no responder sus quejas. Y en eso tiene toda la razón. A no ser que haya sido orden de Fidel. Habría que preguntar.